lunes, 2 de febrero de 2015

THE SMASHING PUMPKINS

Casi han pasado 30 años desde que Billy Corgan fundara los primeros Smashing Pumkins, y digo los primeros, porque la banda hay que entenderla no sólo por la evolución natural de un grupo con inquietudes a lo largo del tiempo, si no a las distintas etapas relacionadas con todos aquellos que han ido formando el plantel del grupo. Hoy en día nada tiene que ver esa banda que regaló al mundo auténticos himnos, a pesar de que Corgan sigue en el candelero con su indudable talento artístico, de hecho el último album ya comentado en este blog, es un claro ejemplo de ello.
Siamese Dream (1993) y Mellon Collie and the infinite sadness (1995), les catapultaron a la fama, aunque los problemas comenzarían a cernirse sobre ellos dados los problemas con el alcohol y drogas de su batería Jimmy Chamberlin, Durante la gira del 96, Jon Melvoin, teclista de la banda, falleció como consecuencia de una sobredosis mientras se encontraba con Chamberlin, que tuvo que abandonar la banda, primero para desintoxicarse, para posteriormente, de manera definitiva.
Más tarde vendrían los discos Adore (1998) y Machina (2000), albums con un giro distinto, menos rock, más oscuros, toques electrónicos pero igual de interesantes. El baile de miembros continuaba,  D´arcy abandonó la banda y fue sustituida de forma recurrente por Melissa auf der Maur, bajista del grupo de Courtney Love, Hole. Poco después, la banda anunciaría oficialmente su disolución.
El grupo volvería a reunirse bajo el mismo nombre pero con Corgan como su único estilete original allá por el año 2007. A juzgar por el concierto que tuve la oportunidad de asistir en Nurburgring en el Rock am Ring de ese mismo año, Corgan parecía entender esta etapa como completamente nueva y casi que le molestaba tocar los hits más famosos, inevitablemente ligados a otro tiempo. Lo mismo ocurrió por el último Show que dieron en Madrid hace apenas un par de años.
Si hubieran vuelto con otro nombre, la gente probablemente les criticaría menos y se sentiría menos "estafada" si paga 40 euros por un concierto de Smashing Pumkins y no escucha los himnos que esperaba ver. Pero esta claro, que a pesar de todo, vería un concierto cojonudo...


                                          BULLET WITH BUTTERFLY WINGS



EVERLASTING GAZE



ZERO



AVA ADORE

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario